viernes, 6 de mayo de 2016

Ingresos del vending y malas prácticas que los ahuyentan

Un negocio vending puede fluctuar en su nivel de éxito según el producto que se vende, el sitio en dónde se vende y el margen que podemos lograr con cada venta. Un caso promedio, con algunos números conservadores puede ser así:

­Haciendo el estimado que un usuario promedio gasta 14 pesos diarios en una máquina. La máquina se encuentra en un sitio con un público cautivo o flujo de 40 personas todos los días, de las cuales sólo el 80% nos compra un estimado de 14 pesos diarios por individuo, se tendría alrededor de 5,500 pesos de ingreso estimado al mes ($5,510.40).

Mientras que se haya hecho un buen trabajo para ubicar y surtir la máquina, una máquina puede estar generando dinero diariamente.

Aunque podemos hablar incesantemente de las cuantiosas bondades y ventajas de iniciar un negocio con máquinas vending, esa misma facilidad puede volverse en nuestra contra si hacemos un trabajo a la ligera. A continuación, mencionamos algunos de los problemas y malos hábitos que se deben evitar a toda costa.

­ ​Mala elección de lugar. Antes de hacer la inversión, hay que analizar los puntos en negocios o sitios públicos donde se puede operar. Sitios con mucho tráfico automotriz pero pocos peatones, edificios de oficinas con mínimo personal.

­ ​Productos en la máquina mal elegidos. Busquemos detectar lo que la gente de la zona podría necesitar, para asegurar que el producto se mueva. Dependerá de los negocios circundantes, intereses, solvencia económica y otros factores, pero además del análisis se puede experimentar y cambiar el inventario hasta dar con los productos con mejor movilización y margen.

­ ​Tardar en resurtir. Queremos desarrollar el interés y hábito de las personas que pasan junto a la máquina; afectamos a esa tendencia si el punto de venta no es llamativo, que además carece del producto que les interesa. En casos de alimentos podrían incluso creer que el producto restante ya está rancio. No reduzcamos nuestras posibilidades ventas y revisemos surtido con regularidad.

­ ​Conformarse con el primer proveedor que encontremos. La diferencia y la mayor probabilidad de éxito la tendremos al contar con productos con el mejor costo, para mejorar nuestro margen en cada venta. Incluso puedes encontrar producto al mayoreo y empaquetar tú mismo para reducir otro tanto el costo.

­ No revisar el funcionamiento de la máquina. Con un nuevo equipo las revisiones son más de tono preventivo, pero es importante estar alerta que la máquina no tenga producto obstruyendo, que entrega bien el cambio, que enfríe bien el producto, entre otros.  ­ Conseguir equipo viejo o de baja calidad. Existen muchos modelos en el mercado, se puede comparar la calidad de su construcción, sus funciones y si hay manera de contactar a alguien que dé rápido soporte de ser necesario. Asociado al punto anterior, una mala experiencia de compra ahuyentará a los clientes.


Ref: ezinearticles.com, smallbusiness.chron.com




Conoce más sobre el negocio de Máquinas Expendedoras haciendo clic aquí





No hay comentarios:

Publicar un comentario