viernes, 12 de agosto de 2016

¿El final del vending? No. Se trata de su evolución.

La industria del vending, al igual que muchos mercados, tienen su curvatura de oferta y demanda. ¿Es posible que hayamos llegado a un punto que dejara de ser negocio por exceso de oferta? La respuesta sigue siendo negativa, pero no está mal pensar un par de pasos adelante; justo ahora es momento de combinar investigación e ingenio para encontrar nuevas aplicaciones de la tecnología vending para abrir nuevos espacios de mercado y continuar creciendo.

¿Ahora qué sigue? El cielo es el límite para las nuevas ideas e aplicaciones. Así como existe una enorme gama de dispositivos vending, se pueden encontrar nuevas aplicaciones para áreas de negocios que han estado en nuestras narices, como la reducción de costos en operaciones negocios y fábrica. Muchos han de recordar la anécdotas de la aerolínea American Airlines que en los ochentas se ahorró 40,000 dólares anuales por avión, al quitar las aceitunas de una ensalada; en nuestro caso, el sistema vending viene como anillo al dedo para un control de inventario y consumibles que podrá en muchos casos sorprender con los ahorros que puede producir.

Quien haya laborado en una gran fábrica o corporativo podrá haber sido testigo de cómo se utiliza la papelería en lo cotidiano. “Hay que ir por otro bolígrafo porque no encuentro el mío”. “¿Mandé a imprimir varias veces? No pasa nada, hay que solicitar más hojas”. Los extremos son los que toman cosas para cumplir con la lista de útiles escolares de sus niños. Entre desperdicio y apropiaciones, el costo de tener materiales llega a elevarse en un 40%, dinero que podría aplicarse mejor a otras áreas.

Además de usos de papelería, existen muchas posibilidades para manejar piezas costosas del inventario que después nadie sabe cómo desaparecen. Un sistema inteligente de inventario habilitado gracias a la tecnología vending será capaz de dar cuentas del quién, cómo y cuándo, para definir los niveles genuinos de consumo que requiere la empresa según departamento, temporada y otros criterios, optimizando así nuestro inventario y abatir cualquier fuga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario