lunes, 31 de octubre de 2016

¿Cómo empezar mi negocio con el pie derecho? ¿Qué errores debo evitar al inicio?

Las prácticas empresariales no son ajenas al modelo de máquinas vending. Mientras que hagamos las preparaciones e investigación necesarios, podremos aspirar a tener un negocio rentable: 



Planeación estratégica. En este punto debemos definir por qué queremos arrancar con este negocio y hasta dónde queremos llegar. Delimitando lo que nosotros esperamos conseguir del negocio nos ayudará a tomar decisiones y a identificar cuando el negocio va encaminado hacia donde queremos

  • ¿Es un negocio que estoy haciendo como un extra, o es algo que deseo expandir a una actividad de gran magnitud?¿Cuántas máquinas y ventas son el punto ideal?¿Hasta dónde quiero llegar? 

  • ¿Voy a atenderlo yo mismo o planeo contratar?

  • ¿Qué puntos de la ciudad son potenciales sitios para la(s) máquina(s)?¿Hay máquinas competidoras en esos lugares?¿Qué venden?

  • ¿Cuál es mi situación? Liquidez económica, disponibilidad de crédito, tiempo disponible para atender negocio, espacio disponible para almacenar inventario, transporte disponible para visitar proveedores y surtir máquina

  • ¿Cómo voy a hacer el trabajo? Enlista todas las tareas, el equipo, costos y las personas que se necesitarán para operar

  • ¿Cuál será mi métrico de éxito? Proyecciones de venta, punto de equilibrio, ROI. 


Con este mapa, planes y presupuestos reduciremos sorpresas y podremos identificar más fácilmente si vamos bien o no. Ahora bien, cada tipo de empresa tiene sus mejores prácticas según su giro. En el caso de las máquinas vending hay puntos que debemos evitar para que nuestra inversión, tiempo y esfuerzo no se vayan al caño: 

- La máquina vending tiene tiempos extendidos sin surtido. Un sabor de refresco se agotó, o todos; algo similar ocurre cuando siempre encuentras la tienda cerrada o que nunca tiene lo que buscas… Eventualmente los clientes se desaniman y probablemente nunca intenten comprar de nuevo. 

 -El sistema de pago no funciona. Es un punto vital: ¿cómo poder vender si no puedes recibir el pago? Revisa con regularidad que haya dinero para dar cambios y que los billetes no se atoren; igual en casos con tarjeta de crédito, que haya conexión con el banco.

-Sólo surtes cosas que te gustan a ti. Recuerda, los que van a comprar son otras personas y es probable que tengan intereses totalmente distintos; evita quedarte con inventario atorado. 

 -La apariencia de la máquina deja que desear. Recordemos que de la vista nace el amor; una máquina sucia, con letreros cayéndose y escritos a mano además de no motivar provocan desconfianza. 

 -Preparar inventarios sin un plan ni búsqueda de proveedores. Comprar a menudeo en un centro comercial nos orilla a tener que subir nuestros precios o sacrificar ganancias con tal de vender. Debemos cuantificar lo que vamos a necesitar en el mes, proveedores que nos puedan ofrecer mejores precios y la frecuencia en que estaremos comprando/ordenando. Así conservaremos nuestra liquidez y tendremos la posibilidad de ofrecer precios atractivos con margen saludable de ganancia. 

 -Ruta de surtido sin plan. De no tener cuidado podemos tener fuertes fugas de tiempo y dinero por tener que regresar a bodega y traer cosas que nos faltaron, que perdamos horas y gasolina atorados en tráfico, buscando estacionamiento o tomando caminos más largos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario