viernes, 20 de septiembre de 2019

Las máquinas vending necesitan mantenimiento preventivo



Las reparaciones de máquinas expendedoras pueden costar mucho dinero. Esperar hasta este punto nos hace perder ganancias doblemente, ya que registraríamos egresos para volver a ponerlas en funcionamiento, además de perder la oportunidad de generar ingresos durante los días en los que nuestras máquinas vending permanezcan fuera de servicio para poder ser reparadas.

La mejor manera de reducir estos costos es, precisamente, evitando que sufran descomposturas. Para lograrlo, es importante que cumplamos con el mantenimiento preventivo que necesitan nuestras máquinas. No basta con poner en marcha un negocio de máquinas expendedoras, o qué tan modernas y sofisticadas sean. Cada minuto que transcurre teniendo un cartel de "fuera de servicio" colgado, se traduce en ventas y ganancias perdidas.

Entonces, nos queda claro que, para mantener este negocio en funcionamiento, es fundamental que el mantenimiento preventivo se planee y se programe periódicamente y cumplir con su realización. Para ayudarte a que este proceso sea más sencillo, a continuación, te dejamos algunos consejos:

Hazlo tú mismo y ahorra: Si tienes algunos conocimientos sobre mecánica puedes ahorrar algo de dinero, verificando el correcto funcionamiento de las máquinas y detectando posibles problemas. Por ejemplo, en la revisión del cableado, del mecanismo expendedor y de la ranura para cobros. Ante cualquier pequeño inconveniente, llama a los expertos.

Mantén la higiene: Usa detergente de grado alimenticio, agua tibia y una toalla suave para limpiar toda la máquina expendedora dos o tres veces al año. Además, limpia y desinfecta todas las superficies visibles de la máquina expendedora cada vez que te sea posible. Esto ayuda a evitar que los botones se atasquen y también presenta una apariencia mucho más higiénica. Recuerda que es más probable que las personas compren cuando los productos provienen de una máquina limpia y agradable a la vista.

Asegúrate de que la máquina permanezca al menos a 4 pulgadas de distancia de las paredes para maximizar el flujo de aire hacia la parte posterior y los lados: El sobrecalentamiento puede convertirse en un problema, ya que tiende a acelerar el desgaste de la máquina y puede conducir a su colapso.

Verifica que la máquina expendedora esté perfectamente nivelada en el suelo: El suelo irregular puede contrarrestarse con madera o cualquier otro soporte. Cuando las cosas están fuera de balance, es mucho más probable que se rompan. También asegúrate de que la máquina expendedora no esté expuesta a la luz solar directa, ya que el exceso de calor generado puede provocar un mal funcionamiento.

Apégate al manual: Después de leer el manual de la máquina expendedora para averiguar las necesidades eléctricas específicas de ese modelo, verifica cuántos amperios fluyen con un voltímetro básico. Verificar la polaridad y el voltaje y asegurar que la cantidad correcta de energía fluya hacia la máquina puede mejorar enormemente su longevidad.

Busca a los profesionales: Si en el proceso de revisión y mantenimiento sencillo detectas necesidades más complejas, lo mejor es llamar a los profesionales. Recuerda que las máquinas expendedoras, aunque son más confiables que en el pasado, aún pueden tener una multitud de problemas que no se pueden solucionar con un simple reinicio. No caigas en la trampa de ignorar los pequeños problemas, que, con el tiempo, se hacen más grandes. Si tu máquina expendedora tiene un problema que está más allá de tus conocimientos, en Grupo Biz podemos ayudarte. Somos expertos en mantenimiento y reparación de equipos MEI, remanufactura, tarjetas de control, Ultralift y refrigeración.

Nadie nace sabiendo. Afortunadamente, para iniciar tu negocio de expendedoras, cuentas con Grupo Biz. Permítenos ayudarte a ser un exitoso emprendedor, y desarrollar tu negocio de máquinas vending de la mejor manera. También conoce las bondades de Ultralift, visita nuestra página.

No hay comentarios:

Publicar un comentario